¿Qué es coworking y qué no lo es?

tncoworking

En Octubre del año pasado (hace tres meses, vamos, que tampoco ha pasado tanto tiempo), se publicó un documento titulado “Coworking – Collaborative spaces for microentrepreneurs” (Coworking – Espacios colaborativos para microemprendedores), por la European Business & Innovation Centre Network y Global Enterprise (aquí en PDF), siendo la última una iniciativa de Jean-Yves Huwart, y cuya participación le da crédito al documento.

Aparte del hecho del propio título del documento, y que los ejemplos de colaboración público-privada que contiene no son representativos en absoluto (me quedo con “la mayor parte de las iniciativas se han establecido como proyectos independientes, lanzadas por emprendedores o asociaciones de voluntarios”), se dan cuatro puntos claves con los que estamos muy alineados en relación a un tema cuya discusión es habitual en la escena coworking. Como quiera que nos han hecho esta pregunta en muchas ocasiones y aunque sabemos que nuestro espacio es especial (je, je), no queremos dejar pasar la oportunidad de recoger esas cuatro ideas fuerza en relación a la pregunta ¿Qué es coworking y qué no lo es?

  1. Es hiperflexible y enfocado en las personas
    Los entornos de trabajo abiertos/flexibles y el coworking difieren desde la perspectiva del usuario. Los espacios de coworking acogen principalmente a individuos, normalmente no encontrarás organizaciones.
  2. Coworking no es una oficina compartida
    Otro error muy común consiste en confundir los conceptos de coworking y oficina compartida. El concepto de oficina compartida implica que alguien alquila o es propietario de una oficina junto con alguien más. La gente en esa oficina es siempre la misma. En un espacio de coworking la gente va y viene. Además, debido a la flexibilidad de las tarifas y su apertura, los usuarios varían de un día a otro.
  3. Coworking no es únicamente la parte física
    Un espacio de trabajo con un diseño moderno y colorido no significa en absoluto que se pueda llamar espacio de coworking. Es necesario que exista algo así como una animación. Los gestores de espacios de coworking juegan un papel crítico en este sentido, asegurándose de que las personas interactúen, se creen conexiones y oportunidades, y promueven un clima positivo, creativo y de convivencia.
  4. Coworking es comunidad
    De nuevo, el coworking no va únicamente de compartir un espacio físico. Coworking trata de establecer una comunidad de personas a los que les mueven cosas similares, comparten los mismos valores y a los que les encanta crear sinergias. Coworking refleja los nuevos valores que afloran actualmente en el mundo del trabajo, la sociedad y la economía.

Desde coSfera coincidimos plenamente con las cuatro características que diferencian un espacio de coworking de lo que no lo es, y sentimos reflejados nuestros valores como espacio.

Y a tí que nos lees, ¿te parece que coSfera responde a estas cualidades de un espacio de coworking?