El palabro de la semana: p2p

By 11 junio, 2013 coSfera No Comments

El p2p o peer-to-peer seguro que no es un absoluto desconocido para la mayoría, aunque el imaginario colectivo lo sitúe en el ámbito de las llamadas “descargas ilegales” y asociado a programas como Napster, eMule, bitTorrent o, más recientemente, uTorrent (aquí un poco de historia de aplicaciones p2p). No en vano, en wikipedia cita que una red peer-to-peer, red de pares, red entre iguales, red entre pares o red punto a punto (P2P, por sus siglas en inglés) es una red de computadoras en la que todos o algunos aspectos funcionan sin clientes ni servidores fijos, sino una serie de nodos que se comportan como iguales entre sí. Es decir, actúan simultáneamente como clientes y servidores respecto a los demás nodos de la red. Las redes P2P permiten el intercambio directo de información, en cualquier formato, entre los ordenadores interconectados.

Si nos quedamos con el concepto de relación y nos abstraemos de las redes informáticas, obtenemos la base teórica de lo que se está denominando el paradigma p2p (también peer economy, economía del compartir o consumo colaborativo) y que se aplica a todos los ámbitos sociales (aquí la fuente):

p2p es una forma específica de relación dinámica, basada en la igualdad de partida entre todos sus participantes, organizada a través de la cooperación libre entre iguales orientada al desarrollo de una tarea común, la creación de un bien común, con formas propias de tomas de decisión y autonomía que se distribuyen ampliamente en una red.

Así concebido, el P2P (peer to peer) es un cambio de paradigma en la manera de organizarnos, compartir, producir e interactuar y que emerge en términos de producción, gobernanza o propiedad, y que tiene reflejo en multitud de startups que nacen orientadas al paradigma p2p.

El sitio de alquiler vacacional entre usuarios Airbnb se ha erigido en símbolo de la tendencia con una guía de servicios cada vez más extensa e imaginativa (aquí puedes ver un listado de más de 150 proyectos que se desarrollan en España), que incluyen carpooling, alquiler de coche entre personas, carsharing, parksharing, taxisharing, bikesharing, crowdfunding, micromecenazgo, bancos de tiempo, coworking, compartir habitación, alquiler vacacional p2p, intercambio de casas, logística p2p, turismo de experiencias, trueque, redistribución gratuita o de pago, monedas complementarias, mercados de segunda mano, microtareas, microencargos, educación p2p, compartir mesa en restaurantes, comida p2p y un largo etcétera que puedes ver en Consumo Colaborativo y OuiShare (red abierta y colaboraiva en torno a la economía del compartir de la que tenemos el orgullo de ser conectores regionales) yque también se pueden clasificar en:

  • servicios basados en productos (alquiler de coches, bicicletas, películas, moda, etc.);
  • estilos de vida colaborativos (compartir espacio de trabajo, wifi, préstamos sociales, alojamientos P2P -“peer to peer”, de usuario a usuario-);
  • mercados de redistribución entre usuarios (portales de compra, alquiler e intercambio).

Como dato económico, la economía compartida tiene un valor global estimado en $26 000 millones e incluye plataformas online que hacen más fácil hacer cosas como alquilar habitaciones libres (Airbnb), compartir coche (Zipcar), intercambiar ropa (ThredUp), incluso, cómo no, compartir comidas caseras con tus vecinos (Shareyourmeal).

Por supuesto, que todos estos servicios se están creando unos canales económicos y sociales propios y globales y vuelan por debajo del radar de la administración de manera que aún están por encajar esta nuevo paradigma con nuestros actuales modelos sociales y económicos, especialmente en el ámbito de los impuestos y que en la próxima década es muy posible que provoquen cambios muy profundos en una sociedad hiperconectada y enfocada en generar valor.

Por si no quedaba claro, la economía del compartir o p2p economy, nos mola y veremos mucho movimiento en este ámbito de innovación social por coSfera.

Algunas referencias adicionales: